banner whatsapp horizontal

"Milipilis", "same" y "ahre": así es el diccionario adolescente argentino

juan topo

Los jóvenes argentinos no toleran estar un minuto sin revisar el timeline de Twitter o la infinita sucesión de imágenes del inicio de Instagram. A cada momento, algún usuario con intereses similares comparte comentarios sobre algún trending topic del día o realiza alguna broma sobre el tema que encabeza la portada de los diarios. Pero la forma de reaccionar ya no es la misma de antes: hay toda una terminología para registrar y nombrar al mundo y sus situaciones derivadas.

“Milipilis”, “same” o “ahre” son algunas de las palabras más frecuentes entre los jóvenes que utilizan a diario las redes sociales. Ya son escasas las extensas opiniones (pese a que Twitter aumentó el límite de caracteres a 280), ya que todo puede reducirse a pocas letras que, ante la rápida divulgación, cualquiera entiende con facilidad.

La reciente inclusión del término “youtuber” al Oxford English Dictionary (OED) marca una tendencia. El léxico de las redes sociales irrumpió en la realidad cotidiana y cada vez con más presencia. En las conversaciones orales de los jóvenes, ahora es común escuchar esos términos que se creía que sólo quedaban en la pantalla con ese eco propio de la mente.

Así, “milipili” habla de un chica muy superficial y con alto poder adquisitivo. O “same”, importado del inglés, sirve para demostrar que la persona se sintió identificada con algún tweet. Incluso el famoso “ahre”, que aclara una exageración para no tomar en serio lo dicho anteriormente.

La investigadora Alejandra Menti realizó un relevamiento entre jóvenes de 17 a 20 años de un curso de nivelación en la Facultad de Lenguas de la Universidad de Córdoba. El objetivo fue conocer las expresiones que frecuentemente utilizan en su cotidianeidad.

Junto a una exploración realizada por Los Andes, así se compone el diccionario adolescente argentino:

Milipili. Palabra compuesta por la unión de Milagros y Pilar. Se trata de un calificativo despectivo que se le da a una chica muy superficial, es decir, que expone en las redes sociales su vida, su ropa, sus productos y las marcas que usa.

Tincho. Proviene del apodo comúnmente asociado a Martín. Es el calificativo que se le da a un chico que ostenta su acomodada posición económica en las redes sociales. Por ejemplo, publica fotos en las que muestra sus vacaciones en lugares paradisíacos, su iPhone, sus abdominales marcados e, incluso, la práctica de rugby.

Tinchísimo. Muy cheto.

Ahre. Tiene dos significados. Por un lado, dar a entender que se está hablando de una exageración (por ejemplo: “¡Juego como Messi, ahre!”). Por el otro, designa a algo que no se tiene que interpretar de manera literal. En muchos casos, se deja el espacio a la duda para no exponerse (“Sos re lindo, ahre”).

Nace de la unión de "Ah", interjección que denota sorpresa y "re", prefijo utilizado para la intensificación.

Mandar fruta. Hablar por hablar, chamuyar (“le mandé fruta con cajón y todo”).

Bardear. Insultar.

Bardo. Se refiere a pelea y se usa en la expresión “hacer bardo” o “buscar bardo”.

 Previar. Hacer la previa, es decir, juntarse a tomar alcohol antes de salir a un boliche. (“Chicos, ¿hoy previamos?”).

Ortiba. El que se corta. “Dale, salí esta noche, no seas ortiba”.

Paja o alta paja. Ganas de no hacer nada.

Btw. Es un acrónimo originario del inglés “by the way”, es decir, “ya que estamos” o “por cierto”. Se usa para cambiar de tema o recordar algo que justo vino a la mente en medio de una charla.

Bro. Proviene del inglés (brother = hermano). Expresión que se utiliza para dirigirse a alguien. Puede ser mujer o varón. “Dale, salgamos, bro”. Generalmente se lo asocia a la persona que muchos definen como “tincho”.

Bro, sos famoso. Se suele escribir estas palabras a aquel usuario que obtuvo éxito con un tweet y que generó mucha repercusión.

Man. Proviene del inglés (man = hombre). Se usa con el mismo sentido que “bro” (“dale, salgamos, man”).

¿Sos joda? Es igual a “¿Me estás cargando?”.

Lpm. Significa “la p… madre”. Alivia cualquier manifestación de enojo en tono humorístico.

¡Temazo, temón, temaikén! Los términos se emplean cuando se escucha una canción que gusta mucho. La última palabra hace referencia al bioparque de Buenos Aires, que es, obviamente, similar a “tema”.

Manija. Quiere decir que la persona está ansiosa o desesperada por algún evento, en especial, por alguna película que se estrena en breve.

Haber si me muero (sic). El error ortográfico es intencional, ya que se utiliza cuando pasa algo que la persona no tolera y lo expresa con total desgano. Casi siempre se escribe en mayúsculas.

Una banda. Mucho (“las hamburguesas me gustan una banda”).

Flashear. Delirar, irse por las ramas.

Te cabe. “Te lo merecés”.

 

banner info universitaria

banner contador

banner dias de ensueño nuevo monto

 

 

  @inthemixradiofm  

 

logo footer

 

INFO                       ENTRETENIMIENTO               NOSOTROS

Lainfo de Hoy            Música y Series                                 Radio
Deportes                   Pelis                                                Eventos
Clima                        WTF
Tecno

 

footer redes sociales2